Topic

Los participantes en el seminario comparten sus pensamientos y reflexiones sobre la manera de contextualizar el Pacto en las realidades de hoy en día

Los participantes asumieron seriamente el Pacto de las Catacumbas como una fuerza orientadora de la misión de la Iglesia hasta nuestros días.

El pacto de las Catacumbas: la urgencia de volver a la Iglesia de los pobres

"Los pobres ponen a la Iglesia, con naturalidad y sin escapatorio, ante el Evangelio" (Jon Sobrino)

Jon Sobrino habla del pacto. 

Universidad Urbaniana, Roma
14 de noviembre de 2015

Para celebrar los 50 años del Pacto de las Catacumbas, un gran número de obispos, sacerdotes, religiosos y laicos se reunieron en la Universidad Pontificia Urbaniana para el seminario "Una Iglesia pobre al servicio a los pobres - El Pacto de las Catacumbas y su impacto hoy". El seminario fue organizado por la Unión de Superiores Generales de las congregaciones religiosas femeninas y masculinas (USG / UISG), el Centro de Documentación e Investigación sobre la Misión (SEDOS), los Misioneros del Verbo Divino (SVD) y la Universidad Pontificia Urbaniana.

La relevancia del seminario y del Pacto como tal, fue claramente señalada por la Hermana Sally Hodgson, Vicepresidenta de la UISG: "Compartir la historia del Pacto de las Catacumbas y lo que ha sucedido desde entonces es una manera significativa para todos nosotros que conmemoramos su 50 aniversario" Para poner en perspectiva el Pacto de las Catacumbas, el Profesor Alberto Melloni, de la Universidad de Módena, habló largamente de su contexto histórico. El Padre Jon Sobrino, teólogo muy conocido en América Central, en su presentación “El efecto del pacto de las catacumbas en la Iglesia de hoy”, dijo: "No me siento capacitado para juzgar cómo la Iglesia hoy vive plenamente o no el Pacto de las Catacumbas ... ..El Papa Francisco trabaja para reformar la Iglesia y se mueve entre la denuncia y la misericordia. Genera esperanza y anima a todos a volver a hacer un pacto para reconstruir hoy una Iglesia pobre y servidora. El Papa Francisco hace presente el pacto de las catacumbas de esta manera ".

Cabe destacar que estaba presente en el seminario uno de los firmantes del Pacto, el obispo emérito de Ivrea y Padre Conciliar Luigi Bettazzi. Durante su intervención, reiteró con entusiasmo los acontecimientos que condujeron a la firma del Pacto y habló sobre la atmósfera que rodeaba el Concilio Vaticano II. Por otro lado, el obispo emérito de la Arquidiócesis de Paraiba, Brasil, Dom José María Pires, signatario también del Pacto, junto con Bettazzi, envió un mensaje a través de video en el que reiteró la alegría de vivir con sencillez y estar con los pobres , una consecuencia del Pacto que continúa desafiando a los obispos, los sacerdotes y los religiosos en la actualidad.

El Padre Norbert Arntz, director del Instituto de Teología y Política (ITP) de Münster, Alemania, que ha estado en la promoción de la memoria del Pacto por varios años, señaló en su testimonio, "El Pacto de las Catacumbas es una tradición profética con la que queremos conectar, renovar y actualizar. Cuestiona la forma de vida en las sociedades industriales, interviene en los conflictos de nuestro tiempo y desarrolla visiones políticas y teológicas acerca de cómo estar en un mundo donde todos puedan vivir ". En un tono similar, el Cardenal Roger Marie Élie Etchegaray, presidente emérito de Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, declaró en un mensaje leído: "Sólo una Iglesia pobre puede llegar a ser una Iglesia misionera, y sólo una Iglesia misionera puede requerir una Iglesia pobre".

El libro "El Pacto de las Catacumbas, La Misión de los pobres en la Iglesia", editado por José Antunes da Silva, SVD y Xabier Pikaza fue lanzado formalmente. El libro trata de dar a conocer el Pacto de las Catacumbas, su contenido y sus implicaciones para la vida de la Iglesia. Es un texto y un programa que establece la misión de los pobres en la iglesia.

Los participantes en el seminario compartieron sus pensamientos y reflexiones sobre la manera de contextualizar el Pacto en las realidades de hoy en día para las Iglesias locales, para los religiosos, y el testimonio de todos los cristianos en el mundo y la sociedad de hoy. El P. Superior General de la Congregación del Verbo Divino, Heinz Kulüke dirigiéndose a la asamblea dijo: "Estar ahí para la gente y con los que más nos necesitan es probablemente el mensaje esencial y la invitación del “Pacto de las Catacumbas" a todos los cristianos y en particular a los líderes de la iglesia y a los religiosos. Este Pacto requiere un cambio de actitud y también un cambio de las estructuras.

Los participantes asumieron seriamente el Pacto de las Catacumbas como una fuerza orientadora de la misión de la Iglesia hasta nuestros días. Estuvo presente en las ponencias el cardenal João Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, que vino para la ocasión. El Padre Alberto Trevisio, IMC, Rector de la Universidad Pontificia Urbaniana dió la bienvenida a los participantes y a los conferenciantes.

P. Sonny de Rivera, SVD

pact 02

pact 03

pact 04

Como parte de las celebraciones de los cincuenta años del Pacto de las Catacumbas, el domingo, 20 de setiembre, un grupo de personas pobres conectados a Cáritas de Roma, hicieron una visita a las Catacumbas de Santa Domitila para recordar el compromiso asumido por cuarenta y dos obispos, casi al final del Concilio Vaticano II, el 16 de noviembre de 1965.

Por una iglesia pobre y servidora

El 16 de noviembre de 1965, pocos días antes de la clausura del Concilio, cerca de 40 padres conciliares celebraron una Eucaristía en las catacumbas de Domitilla. Pidieron “ser fieles al espíritu de Jesús”, y al terminar la celebración firmaron lo que llamaron “el pacto de las catacumbas”. El “pacto” es una invitación a los “hermanos en el episcopado” a llevar una “vida de pobreza” y a ser una Iglesia “servidora y pobre” como lo quería Juan XXIII. El unico lugar donde se puede encontrar la transcripcion completa del texto es en la “Cronica del Vaticano II” hecha por el Obispo franciscano Boaventura Kloppenburg. El entitulo el documento “Pacto por una Iglesia Serva y Pobre”.