Kilogramo para los pobres

Justicia & Paz
Typography

La comunidad católica ha existido en la región de Chita desde principios del siglo XIX. Esta comunidad era predominantemente de origen polaco y los miembros de esta comunidad trabajaban en las plantas mineras de Nerchinsk desde 1839. En 1859, después de la salida de los exiliados de la Fábrica de Nerchinsk, quedaron sólo siete católicos en esta área, por lo que el sacerdote sugirió que "sería útil construir una iglesia católica en una de las ciudades donde hubiera más católicos ". En Chita, Kyahte o Verkhneudinsk había unos ochenta católicos. En 1861 se tomó la decisión de construir una iglesia católica en la ciudad de Chita. A mediados de 1878 la Iglesia fue finalmente construida, y el 10 de septiembre de 1878, fue consagrada bajo el patrocinio de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.

Después de la Segunda Guerra Mundial en 1948, el edificio de la Iglesia fue entregado a la Iglesia Ortodoxa Rusa y hasta hoy es una iglesia ortodoxa en honor de la Resurrección de Cristo. Hoy, la parroquia de los Santos Pedro y Pablo está en el centro de la ciudad de Chita. Una nueva iglesia fue construida en el año 2001 y el 22 de julio de 2001 esta iglesia fue solemnemente bendecida por el Obispo Mazur SVD. Cerca de ochenta feligreses se reúnen para la Santa Misa en esta iglesia parroquial. Hay varios grupos como el grupo del rosario vivo, un grupo de ministros, grupo de jóvenes, grupo de compartir bíblico y también un grupo para preparar a la gente para la recepción de los sacramentos. En nuestras reuniones de grupo los ayudamos en su camino de fe y les enseñamos los valores de la vida cristiana, como ser una persona honesta, sabia y veraz. Es un privilegio apoyar a estos grupos y, en última instancia, a toda la comunidad para el conocimiento más completo del cristianismo.

Damos la bienvenida a mucha gente, especialmente, a los niños y a los adultos jóvenes, que vienen a nosotros con necesidad de apoyo. Muchos de ellos vienen de situaciones familiares difíciles. Tratamos de ayudarles financieramente a superar algunos de sus desafíos y animarlos paso a paso a analizar su situación actual. Muchos de ellos han demostrado el progreso en su vida y su fe y su espiritualidad han jugado un papel importante en este progreso. Una vez, durante un encuentro juvenil junto con las Hermanas de la "Orden de las Siervas de la Inmaculada Concepción de la Virgen María", llevamos a cabo un programa especial: "Kilogramo para los pobres." Un grupo de veinte jóvenes fueron a diferentes lugares de la ciudad para conocer a los desamparados y los pobres y darles algo de comida y compartir la comida con ellos, el resultado fue que esta gente empezó a compartir su situación actual de vida, lo cual hizo que nuestros jóvenes pensaran de otra manera y se hicieran más fuertes para afrontar los desafíos de la vida y nunca rendirse cuando surgen situaciones difíciles. Dicen con valentía: "Tengo esperanza en un futuro mejor, no me rendiré".

Durante el invierno, también nos ocupamos de mucha gente sin hogar. Muchos de ellos sufren de frío y hambre en estos meses fríos. Las Hermanas continúan apoyándolos y nosotros los ayudamos a través de nuestro trabajo caritativo. El invierno aquí dura de septiembre a mayo. Ofrecemos ropa y comida caliente a una treintena de personas. Cuando les servimos la sopa caliente también aprovechamos la oportunidad para tener una conversación con ellos.A menudo, estas conversaciones tratan de su vida cotidiana y su situación actual de vida. Ellos comparten sus experiencias sobre la falta de vivienda, especialmente su miedo a la muerte en las frías noches de invierno. Están muy agradecidos por nuestro apoyo, especialmente por la comida caliente y la ropa de abrigo de las Hermanas. A menudo terminamos orando con ellos antes de separarnos.

En nuestro servicio a los demás vemos a Dios. Animamos y ofrecemos oportunidades a nuestros feligreses, especialmente a los jóvenes, para que se unan a nosotros en estas obras caritativas. A menudo pedimos a nuestra comunidad parroquial, especialmente a los jóvenes, que presten asistencia a los pobres. Esta ayuda se llama "kilo para los pobres". Los feligreses trabajan con entusiasmo para traer ropa y otras cosas necesarias para estas personas en invierno. Durante el Adviento y la Cuaresma, ofrecen comida a los pobres y los jóvenes participan activamente en esta buena obra. El gran mensaje para nosotros es que ayudar al pobre es un privilegio y debemos hacer esta buena obra. La pobreza nos hace entender que nuestra vida es un don de Dios. Es como la rueda de un coche, que gira constantemente, a pesar del estado de la carretera. El programa "Kilogramo para los pobres" da a los feligreses y a los jóvenes, la oportunidad de entender su propia vida. La vida es hermosa, pero a veces todo puede ir mal. Por eso, junto con los laicos, los jóvenes y las Hermanas continuamos ayudando a las personas pobres. Al mismo tiempo, aprendemos mucho de ellos, especialmente a cómo sobrevivir en las situaciones difíciles de la vida. Esta obra de caridad nos fortalece espiritualmente y nos da esperanza en los momentos más oscuros de nuestra vida. Vamos a enfrentar nuestro futuro para tener una vida más feliz y no desviarnos de los sueños.

Por: P. Adrianus Jehadun SVD.

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.