Reflexión bíblica para el año de misericordia: Rechazo de la misericordia. El hombre rico y Lázaro (Lc 16,19-31)

Biblia
Typography

En el Evangelio según Lucas hay dos actitudes de los ricos que ponen en peligro experimentar las bendiciones divinas del reino de Dios: a) La falta de Dios y b) La falta de corazón. En primer lugar, la parábola del rico insensato en Lucas 12: 13-21 es sin duda el mejor ejemplo de la tendencia que tiene el rico a sustituir a Dios con la riqueza, y su incapacidad para ver más allá de los tesoros materiales.

Tenía los graneros llenos, pero tenía vacío su corazón. En segundo lugar, la parábola del hombre rico y Lázaro (16: 19-31) es un ejemplo de la falta de piedad y compasión hacia el prójimo. Las historias se encuentran en la narrativa de viaje de Lucas (Lc 9: 51-19: 44) que describe el viaje de Jesús a Jerusalén con sus discipulos. Nos centraremos en la segunda parábola.

‘Reversiones’
La parábola del hombre rico y Lázaro en 16: 19-31 es otra parábola provocativa de Jesús (como la del Buen Samaritano y la del Hijo pródigo) en el Evangelio de Lucas y tiene dos escenas narrativas: a) El rico y el pobre Lázaro en este mundo; y b) el hombre rico, Lázaro y Abraham en el otro mundo.
En primer lugar, las escenas son desproporcionadas en términos de "tiempo del discurso '. Los versículos que describen la realidad temporal en la tierra son muy pocos (vv.19-22), en comparación con los de la eternidad (vv.23-31), que ocupan más tiempo del discurso. La primera escena en la tierra se comunica en "silencio", ya que es en su mayoría una descripción o exposición de los personajes, mientras que la segunda escena progresa a través de "diálogos" en la eternidad. Curiosamente, Lázaro no pronuncia una sola palabra. En resumen, el "silencio" en la primera escena se invierte por la "voz" en la segunda.


En segundo lugar, en esta parábola, hay dos escenas narrativas de contraste, marcadas por una de resolución, que se caracteriza por un cambio en la situación: El hombre rico, que banqueteaba todos los días, vestido de púrpura y de lino fino, cuenta con el "buen momento" de su vida terrena, una situación de total felicidad; mientras que, en la siguiente escena, en una reversión completa, se encuentra en el Hades, experimentando tormento y aflicción, una situación de sufrimiento total y la infelicidad. El segundo protagonista, Lázaro, el pobre hombre, que yacía a la puerta del hombre rico (literalmente "se colocaba"; lo más probable es que fuera incapacitado), lleno de llagas, lamido por los perros y que deseaba saciarse de lo que caía de la mesa de los ricos, experimentó una situación de pobreza, hambre y malestar. En contraste, es llevado por los ángeles al seno de Abraham, una situación de confort total, libre de todos los sufrimientos y sentado en el gran banquete celestial con el patriarca. A medida que avanza la narración, la suerte cambia y el de fuera se convierte en el de dentro. Las cosas buenas recibidas y disfrutadas por el hombre rico, a las que no tenía acceso Lázaro en la tierra están ahora invertidas en la segunda escena. Mientras que el hombre rico es atormentado y afligido, Lázaro es consolado en el seno de Abrahán. Por lo tanto, estas dos escenas están pintadas como un cambio dramático de fortuna.


En tercer lugar, nos encontramos con otra reversión en términos de reconocimiento (descubrimiento o revelación) o en pocas palabras, el cambio de conocimiento. En la primera escena en la tierra, no hay ninguna mención de que el hombre rico auto-indulgente haya conocido al hombre pobre, que está fuera de su puerta. Sin embargo, en la segunda escena, el hombre rico reconoce a Lázaro en la otra vida, y ya resulta inútil. Cuando el rico lo ve con Abraham, él lo reconoce y lo llama por su nombre 'Lázaro' (v.24). Tal vez sabía que Lázaro estaba a la puerta todos los días, pero optó por ignorarlo. Sin embargo, en la segunda escena, esta ignorancia se invierte en reconocimiento del pobre y lo llama por su nombre.


En cuarto lugar, nos encontramos con un contraste en los nombres de los personajes. El pobre hombre se llama 'Lázaro', mientras que el hombre rico, cuyo nombre no se registra permanece en el anonimato. Lázaro, que significa: "Dios ha ayudado", es el único nombre mencionado en las parábolas de Jesús. El más antiguo manuscrito griego de Lucas, a saber, P75 (el códice fechado entre 175-225 dC) registra el nombre del hombre rico como "Nínive", pero es más probable que sea un error del escriba, ya que hay muy poco apoyo textual en otros manuscritos para esta lectura. Algunos otros manuscritos sugieren que su nombre era Phineas, Amenofis, etc. En algunas de las tradiciones populares, aparece el nombre “Dives”, que de hecho es la traducción de la Vulgata latina para "hombre rico"; o Epulone (glotón), que no es ni un nombre propio, ni se menciona en el presente texto.


Por último, la reversión definitiva se muestra a través de lo que separaba a los ricos auto-indulgentes y complacientes y el pobre Lázaro en la tierra y en el cielo, una gran puerta en la casa del hombre rico y el abismo (sima) que existe entre ambos en la otra vida. El que no hizo caso y mostró indiferencia para satisfacer las necesidades del pobre que estaba a su puerta, ahora no recibe de Abraham ninguna de sus peticiones.
En resumen, esta parábola presenta contrastes: El tiempo y la eternidad, el silencio y el habla, la vida y el más allá, el cielo y el infierno, la puerta y abismo, la riqueza y la pobreza, la indiferencia y la compasión, la ignorancia y el reconocimiento, la inclusión y la exclusión, etc., que transpiran de forma desproporcionada en las escenas.

‘Rechazos’
En el Evangelio de Lucas, tenemos varios ejemplos de palabras y hechos de Jesús donde se presenta la compasión a la persona que está en necesidad, la misericordia que se concede a la persona que está en la miseria o el perdón de los pecados a la persona que no se lo merecen. Por el contrario, en esta historia, tenemos un ejemplo de negativa de la misericordia, es decir, el pedido de misericordia es rechazado, porque la situación en vida futura se ha vuelto irreversible. El principio subyacente es: El que rechaza a los demás, es rechazado por Dios. En la parábola, el hombre rico no recibe la misericordia divina no por parte de Dios, al que nunca se menciona, sino por parte de Abraham, que tal vez representa a Dios, habla y actúa en nombre de Dios. El texto no da razones de por qué Lázaro es llevado al seno de Abraham, sino que sólo se centra en el destino del hombre rico. Para encontrar una respuesta, tenemos que volver a la primera escena, en la que se nos dice que el hombre rico estaba totalmente absorto en una vida centrada en sí mismo. Poseía todo lo que una persona necesita, ropa, comida, casa, etc. pero no tenía 'corazón' para su prójimo que estaba a la puerta. Se entregaba a su riqueza tanto que no se dio cuenta de las necesidades del hombre pobre, y no tuvo piedad de él. Como no atendió a su hermano al otro lado de la puerta, se vio condenado y fue incapaz de cruzar el abismo. Mons. Antonio Pitta, comentando esta parábola escribe: "La situación es irremediable, porque la compasión es posible mientras el pobre hombre yace cubierto de llagas en la puerta del hombre rico; más tarde, la compasión no tiene sentido y es de hecho imposible para el hombre rico. La misericordia de Dios siempre disminuye cuando la misericordia hacia el prójimo disminuye. Y cuando la misericordia hacia el prójimo es deficiente, no hay lugar para la misericordia de Dios. "(Las parábolas de la misericordia, p.57). Los rechazos conducen a simas que no se pueden cruzar. No hay manera de volver!

'Relaciones'
Si los rechazos crean simas, las relaciones tienden puentes. Por lo tanto, uno de los elementos clave para interpretar esta parábola es la "relación" - la relación con Dios y la relación con el prójimo. La parábola no nos dice que Lázaro estuviera con Abraham porque era pobre y el rico fuera condenado porque era rico. En toda la historia importa más el tratamiento que Lázaro recibió por parte del hombre rico, que revelaba su relación con Dios, es decir, si veía al pobre hombre como Dios lo ve. La misericordia es ver como Dios ve. El hombre rico vio a Lázaro a su puerta y no le hizo caso, pero Dios vio al pobre y lo recibió. Tal vez, el hombre rico creía que su opulento estilo de vida continuaría en la eternidad. Pero el tiempo es un gran nivelador. En la otra vida, el hombre rico se puso al descubierto porque no tuvo piedad y compasión hacia el prójimo necesitado.


La misericordia no es un camino de un solo sentido. Abarca tres dimensiones: Dios, los otros y yo. Mi relación con Dios se manifiesta en mi relación con los demás. Y mi relación correcta con los demás nace de mi relación con Dios. Alguien que esté desprovisto de esta relación de amor con Dios y con los demás se encontrará a sí mismo alienado, sin capacidad para amar. Mons. Antonio Pitta señala con razón, "Si el infierno es el sufrimiento de no ser capaz de amar, cada instante de la vida humana que no se vive para el amor es una anticipación del infierno." (P.63)

Al final, el hombre rico se convirtió en un mendigo.

El rechazo de la misericordia nos puede llevar también a ese abismo.

Naveen Rebello, SVD

 

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.