La Misericordia encuentra la aflicción: El perdón de una pecadora(Lc 7, 36-50)

Biblia
Typography

Jesús experimentó a Dios como un amor incondicional. Esta profunda experiencia personal de Dios como amor probablemente ocurrió durante su bautismo. En contraste con la comprensión judía de Dios como dador de la ley, anunció un "Evangelio escandaloso” que se manifestó en su ministerio liberador por la curación y el exorcismo; por la provocación de comer con publicanos y pecadores, marginados; tocar a los leprosos; declarando la pureza ritual obsoleta; Permitió a las mujeres ser sus seguidoras y señaló a los pobres como los beneficiarios de las bendiciones de Dios.

Los Evangelios son testigos (y en particular los compañeros de mesa en la que Jesús comía con los publicanos y pecadores) de que manifestó la tierna misericordia de Dios, que muestra el amor gratuito e incondicional del Padre por sus hijos, independientemente de su posición social. No dejó que la condición social, las leyes rígidas y obsoletas y las normas culturales dictaran su relación con la gente. En consecuencia, cenar con la gente era sin duda una ocasión para él de hacer amistad con personas de muchos ámbitos de la vida, a quienes sus adversarios, especialmente los líderes religiosos de su tiempo, no aceptaban. Uno puede oír voces descontentas en los Evangelios: "Ha ido a hospedarse en casa de un hombre pecador" (Lc 19, 7) o "¿Por qué come con los publicanos y los pecadores?" (Mc 2, 16). El Evangelio de Lucas narra varios episodios que muestran cómo Jesús manifestó la misericordia de Dios a los pecadores y los marginados en la mesa. Por ejemplo, los episodios de Zaqueo, la llamada de Leví, la mujer que lava los pies de Jesús con sus lágrimas, la fracción del pan con los discípulos abatidos y desilusionados de Emaús, etc. Además, nunca se puede olvidar que incluso la última cena de Jesús fue una comida compartida con pecadores: Judas, que lo entregó; Pedro, que lo negó, y los otros discípulos, que lo abandonaron. En resumen, para Jesús, las ocasiones de compartir la mesa eran de hecho encuentros de piedad, o mejor dicho, banquetes de 'piedad'.

Lujo y extravagancia - ¿Ley o amor?

La breve parábola sobre la misericordia narrada por Jesús en Lc 7: 41-43 se coloca en el contexto de una comida en la casa de Simón. Jesús fue invitado por Simón el fariseo, que lo considera un profeta (v.39) y un maestro (V.40). En tiempos de Jesús, los fariseos eran miembros de uno de los grupos judíos que estaban muy preocupados con la estricta observancia de la Ley y la pureza ritual. Se apartaban de los gentiles, de los medio judios y de todo lo que era impuro. En contraste con el rígido conservadurismo de fariseos, que tenían en cuenta los pecados de los demás por no adherirse a la Ley y su observancia, los Evangelios proporcionan muchos ejemplos de cómo el ministerio de Jesús fue de compasión y arrepentimiento, incluso para los " excluidos ". Buscó a los pecadores, se reunió con ellos donde estaban y extendió el perdón y la misericordia de Dios en sus circunstancias. En varias ocasiones, cuando había conflicto entre los fariseos y los llamados 'pecadores', Jesús rotundamente denuncia a los fariseos y los otros líderes religiosos por su hipocresía, pero perdona a los pecadores y bendice a los pobres. En la presente historia, Simón es un ejemplo de este tipo de comportamiento farisaico.

Cuando Jesús estaba a la mesa en casa de Simón, una mujer sin nombre, que era conocida como pecadora, se le acercó y bañó sus pies con sus lágrimas, los secó con sus cabellos, le besó los pies y derramó perfume sobre ellos . Tal vez podría haber sabido que iba a ser ridiculizada e insultada, sin embargo se atrevió a mostrar su amor y afecto hacia Jesús. En contraste con la propia rectitud de Simón, sus acciones fueron motivadas por una cosa: Su amor por Jesús y en agradecimiento por el perdón de sus pecados. Esta mujer anónima hizo algo que una mujer judía no podía hacer en público a un hombre, que también era rabino. Bañó sus pies con sus lágrimas, soltó su pelo y los secó con él. Besaba sus pies y los ungía con perfume, lo más precioso que jamás se podría gastar en alguien. Evidentemente, su amor hacia Jesús no era calculado, sino que podría percibirse como abundante, lujoso y extravagante.

Dinámica del perdón y del amor

Toda la historia es una potente dinámica de relación entre el perdón y el amor: Al que más se le perdona, más ama. Con el fin de aclarar lo que está pasando en la casa de Simón, Jesús narra una parábola corta e incisiva de dos deudores y sus acreedores. Como de costumbre, los personajes son anónimos en esta historia también. Un acreedor debía quinientos denarios al primer deudor y el otro cincuenta al segundo. Cincuenta denarios representan aproximadamente unos dos meses de trabajo, mientras que quinientos sería el equivalente a la renta de dos años de trabajo. Además, no hay diálogo entre los personajes; no hablan, sólo hay la narración de la parábola por parte de Jesús. Puesto que no hay diálogos, el foco se desplaza hacia el verbo más significativo de la historia: 'Perdonar'. Esto se expresa a través de término griego charizomai (v.42, v.43), que significa cancelar una deuda (en el presente texto) y aphiemi (v.47x2; V.48, V.49) que significa perdonar o remitir (los pecados o las deudas).

La mujer no es perdonada por su amor lujoso y extravagante; antes bien, sus acciones de amor se derivan de su experiencia de haber sido perdonada por Jesús. El verso crucial en esta historia es el v.47: "Sus pecados han sido perdonados, y por lo tanto, ama mucho." Desafortunadamente, algunas traducciones convierten la frase en "sus pecados son perdonados porque ha amado mucho", con lo que el perdón es consecuencia de sus acciones amorosas. Sintácticamente, ese ‘porque' tiene poco sentido en un contexto en el que su gran amor muestra un gran perdón, pero no es la causa del mismo. Este punto de vista se aclara en la siguiente frase: "Al que se le perdona poco, ama poco."

Al que más se le perdona, más ama. Esto está en el corazón de esta parábola sobre la misericordia, que afirma la primacía de la gracia de Dios, es decir, sólo la gracia puede compensar la deuda que cada uno tiene con Dios. La rectitud por la observancia de la ley del fariseo conduce a poco perdón de Dios y, en consecuencia, muestra poco amor hacia Jesús. Al juzgar el pecado de la mujer y el correspondiente comportamiento de Jesús, Simón se convierte en crítico y desaprueba la revelación de la misericordia divina que está en marcado contraste con la práctica rígida de la ley. No obstante el carácter hospitalario de Simón, la pecadora manifiesta su profundo, íntimo y personal amor por Jesús que la lleva a buscar el perdón por sus pecados, y como ha sido perdonada, abruma a Jesús exteriorizando su amor. De esta manera, la parábola de los dos deudores y sus acreedores desenmascara la actitud de Simón y queda en evidencia con su propia respuesta, "Supongo que al que más se le perdonó" (v.43). Sin embargo, la apreciación de Jesús a la mujer (en vv.44-46) no es una condena a Simón, por misericordia no condena a los demás. Se trata más bien de persuadir a Simón para que vea de manera diferente; para que vea a través de los ojos de Dios, llenos de perdón y misericordia.

La misericordia y la aflicción

San Agustín en el siglo IV nos mostró que la misericordia (piedad) y la miseria (aflicción) son las dos caras de la misma moneda. El que reconoce y acepta su aflicción ante Dios se convierte en receptor de la misericordia divina. ¿Qué mejor ejemplo podemos tener que el mismo San Agustín? En la historia, la aceptación de la mujer pecadora de su aflicción y la posterior expresión extravagante de su amor, llena de gratitud, es una clara indicación de que encontró el favor de Dios, "tus pecados te son perdonados" (V.48) y "Tu fe te ha salvado, vete en paz "(V.50). Pero Simón, que se consideraba a sí mismo una persona recta, resulta ser autosuficiente, lo que le impide reconocer su necesidad de la gracia de Dios.

Mons. Antonio Pitta resume muy bien esta parábola de la misericordia en las siguientes palabras: "Con Jesús, la misericordia de Dios se deja contaminar por la miseria humana, rescata que la aflicción mediante su transformación a través del amor incondicional y gratuito. No hay episodio en los Evangelios que sea más íntimo que éste en la casa de Simón ... Según los Evangelios, Jesús nunca admitió esa intimidad a nadie, ni siquiera a su madre. La misericordia de Jesús redime la miseria humana no sólo al rozarla, o casi sin tocarla, sino dejándose contaminar por ella ".

Para concluir, la parábola de los dos deudores y sus acreedores es una "historia dentro de una historia '. La mujer pecadora nos enseña que lo que importa no es nuestro pasado, sino nuestro presente. No es una exageración decir que la mujer sabía sin duda que "cada santo tiene un pasado y cada pecador tiene un futuro '. Mediante la narración de esta parábola corta y potente, Jesús convence a Simón para que cambie su percepción, su visión y su comprensión acerca de la misericordia de Dios, que se extiende a los pecadores, que es inmerecida y gratuita. Tambien a nosotros nos convence.

... Dijo a Simón: "¿Ves a esta mujer?" (V.44) ¿Nosotros vemos a través de los ojos de Jesús o de los ojos de Simón?

P. Naveen Rebello, SVD

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.